El instante

Se equivocó de salida. Fue a dar a un carreterín medio abandonado. Lo recorrió, buscando una reincorporación. Cada kilómetro se separaba de la autovía un poco más. Al fin descubrió a dónde conducía.

Pero ya no puede retroceder. Es demasiado tarde. No hay salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame.

Archivo